martes, 11 de noviembre de 2014

Huyendo conmigo de mí


Tras cinco años, Fito Y Fitipaldis han sacado nuevo album. Hip hip, hurraaaaaaa!!! :D

Y es que prefiero que tarde cinco años en sacar un nuevo disco y la espera valga la pena. Porque realmente es un discazo. Diez nuevos temas llenos de música de la que cuesta encontrar hoy en día (discúlpenme por la nostalgia, me debo de estar haciendo mayor, jejejeje, que mis recién estrenados 37 están ahí, XD).

En resumen, diez canciones que me encantan:

1. Entre la espada y la pared
2. Lo que sobra de mí
3. Pájaros disecados
4. Nos ocupamos del mar
5. Nada de nada
6. El vencido
7. Garabatos
8. Lo que siempre quise hacer
9. Umore ona
10. Después del naufragio

La primera, una tranquila "road song" muy fitera (para mí, innegble la influencia de Knopfler, JJ Cale, Clapton y ese tipo de artistazos). La segunda, muy en su estilo y con algo más de ritmo, notándose los riffs rítmicos distorsionados del experto maestro Carlos Raya (como en temas anteriores tipo "Viene y va" o "Qué necesario es el rock and roll"). La tercera, de nuevo en ese estilo tan característico de nuestros queridos Fitipaldis, recordando al "Me equivocaría otra vez", al "Me acordé de ti" o al "Conozco un lugar". La cuarta es la versión del album, se nota que los Fitipaldis se han currado una versionaca, :D La quinta es aún más "Viene y va" y "Qué neceario es el rock and roll" que la segunda, con más ritmo aún. Se nota que según va avanzando el disco se va animando la cosa, XD

La sexta es la primera balada como tal del album, y cómo no, no podía fallar, muy bonita. Muy "cincuentera". La séptima es la más movidita. Es, rítmicamente hablando, la "Deltoya" o la "Todo a cien" de este disco, a mi modo de ver, ^^ La octava es un auténtico homenaje al "rythm and blues", con harmónica y todo. Si tuviese la ocasión de darles ideas para el vídeo de este tema, les diría que molaría mil que los Fitipaldis apareciesen vestidos como los Blues Brothers, jejejeje. La novena es la instrumental, muy divertida, como ya lo fueron "214 Sullivabn Street" o "La cuisine de Bernard", con un toque a lo Django Reinhardt. Y la décima, otra baladita, esta vez muy estilo Clapton, para cerrar un disco que se puede escuchar mogollón de veces (como los anteriores, claro). 

Ahora a esperar al concierto del 20 de diciembre en el Palau Sant Jordi, qué ganas de volver a ver a los Fitipaldis en directo. Musicazos todos ellos, siempre ofrecen un show fantástico. ¡Vivan los Fitipaldis, y viva el rock and roll!

2 comentarios:

  1. Pues entonces, habrá que escucharlo, verdad?

    Un abrazote

    ResponderEliminar
  2. Bueno, puse todos los temas en mi muro del caralibro, :D

    ResponderEliminar